Wednesday, August 06, 2008

Judy


Ese día fue super extraño. Pero no tanto.
Yo estaba en mis cosas, en mi pieza en Santiago y viene mi amiga imaginaria y me abraza por atrás.

-¿Qué haces?. Estás como radiante le dije, se te nota en tus ojitos...
-Sii, me dijo, es que estaba fascinada viendo lo que haces con ese papel.

-Lo que pasa es que estoy haciendo una escultura de origami, pero no me resulta, iba en el paso 72 y decidí desechar el manual y hacerlo por las mías, pero parece que no me resulta. Espérame un segundito, al tiro te pesco, ¿vale?.

-Es que no quiero que me veas, soy yo la que quiero ver, me dice. ¿Por qué siempre estás haciendo cosas chori?.

-No sé. Una vez hice algo que me fascinó y quedé como con el gustito de hacer cosas sorprendentes.

Entonces, me suelta y para sentarse, saca las cosas que estaban encima del sillón, y mientra hacía cada uno de los pliegues me pregunta ¿y qué es lo más lindo que has hecho?...

Varias cosas. Una vez adelanté la primavera, otra vez estimulé las nubes para escribir un mensaje en el cielo, otra vez hice dibujos animados en las baldosas de la vereda, otra vez hice un ramillete de flores de origami lleno de colores, no sé… he hecho hartas cosas.

-Y esto, ¿por qué lo haces?.

-Me gusta vivir en una metáfora. Por ejemplo, esto que hago ahora es para el cumpleaños de una amiga que quiero harto, si me resulta, se lo hago bien hecho. Ella recibirá el objeto final, y yo recibiré un regalo para el alma. Así los dos recibiremos regalo.
La verdad, es que es demasiado fácil ser mediocre y comprar un chocolate o un ramo de flores, que segun yo, lo único que puede significar, es un cariño charcha…
Mira… si soluciono el problema de los cachitos, ya tenemos la jirafa.
… En fin, creo que las personas no debiesen comprarle los regalos a la gente que realmente quiere para demostrarle su cariño, eso sólo demuestra que su amor también es comprable. Si todos nos esforzáramos en hacer cosas bonitas, te aseguro que todas las personas vivirían momentos demasiado especiales, tanto cuando se está preparando el regalo, como cuando lo entregas.

-Haa, ¿y qué pretendes con la jirafa?.

-La verdad es que no sé… no sé por qué se me ocurrió una jirafa, tal vez pueda hacer un libro de cuentos con volumen, tal vez me pase por la reja de madrugada a su casa y le haga un zoológico de animales en su jardín, buena pregunta en todo caso… De todas maneras, siempre le hago regalos a la gente que quiero, pero casi nunca los entrego, a veces siento vergüenza que la gente piense que la quiero mucho. Por lo general no valoran mucho el esfuerzo, y les gusta más el regalo que le hice al otro…

-Y a mi… ¿me harás algo algún día?.

-Obvio, ya te he regalado dos de mis historias. Algún día te dibujaré…

Entonces, me pidió permiso, se metió en mi carpeta de música, abrió un disco de Silvio, eligió el tema Judith, y se puso a bailar con torpeza. No podía evitar sonreír del alma mientras la veía, y ella se ponía coloradita…
Qué regalo más lindo…

Y ¡pop!, desapareció.

2 Comments:

Blogger Patita Guldman said...

:O
que cierto..lo de los regalos.
Llegue buscando letras (tipografia) y me encontre mas que eso...
:)

saludos

p.d.:Tambien me gusta regalar cosas hechas por mi..chocale
ajaja

8:44 AM  
Anonymous Anonymous said...

que buenos cuentos, me entretuve muchisimo leyendo! ves por escribir tan bien me has quitado casi una hora que podría emplear en dormir o terminar mi entrega...llegué aquí por eso, pero bueno gracias por quitarme esa hora.

3:02 AM  

Post a Comment

<< Home